close

Albion 0-2 Plaza Colonia

Plaza Colonia derrotó 2-0 a Albion, con goles de Leandro Suhr y Agustín Miranda, este sábado (13/10) de mañana en el estadio Nasazzi por la 24ª fecha del Campeonato Uruguayo 2018 de la Segunda División Profesional.
 
Con este resultado, y gracias a la victoria de Tacuarembó ante Villa Teresa, los patablancas llegaron a 43 puntos en la tabla de posiciones y se aseguraron uno de los tres ascensos a Primera.
 
El patablanca retornó a la divisional tras perder la categoría en la temporada 2017, un año y medio después de ganar el Torneo Clausura 2016 –en un cotejo histórico– frente a Peñarol, como visitante en el estadio Campeón del Siglo.
 
Horas después de la finalización del encuentro y la euforia de los primeros festejos, Miranda, quien anotó 3 tantos este año, se mostró conforme por lo conseguido. Por su parte, se permitió soñar y, aunque no depende exclusivamente del equipo, consideró que el equipo va por más.
 
-¿Qué balance puede hacer, por más que faltan dos fechas para el final, tras alcanzar un objetivo anhelado?
 
Lo conseguimos porque lo buscamos mucho. El club tiene los recursos para llegar a donde llegó. El plantel demostró su calidad desde un principio, por más que pasamos unos cuantos momentos malos.
 
-Siempre queda lo colectivo, pero la historia deportiva dirá que el día de este triunfo lo obtuvieron con un gol suyo. ¿Cuánto valor le da a este hecho?
 
Más temprano bromeábamos con unos compañeros porque, increíblemente, además me tocó convertir por primera vez de la era profesional en el Parque Prandi. Son cosas que se dan, no es planificado. Me sumamente feliz porque afuera de la cancha estaba mi familia apoyándome como siempre, aunque si le tocaba marcar a otro iba a terminar de la misma forma.
 
-A nivel de sensaciones es inevitable sentir alegría, emoción y orgullo. ¿También se queda con alivio, fundamentalmente, por devolver al club a una divisional que había abandonado en 2017?
 
Tal cual. Me había tocado por primera vez en mi carrera un descenso. Inevitablemente sentí algo distinto a lo de hoy, tenía un vacío tremendo. Lo bueno fue que este deporte nos permitió, a varios jugadores y a mí, seguir y pensar en la vuelta. En el club, todos sin excepciones, queríamos conseguirlo cuanto antes.
 
-¿Cuánta atención le prestaron a Tacuarembó – Villa Teresa, teniendo en cuenta les servía bastante a ustedes para alcanzar el objetivo hoy?
 
¿Te digo la verdad? Éramos conscientes que podíamos ascender, pero tampoco lo esperábamos porque eran necesarios dos resultados. Igual no quisimos prestar atención, ni lo hicimos, hasta la zona de descuentos por los gritos de la gente. Es más, ni siquiera tocamos el tema en el entretiempo, nadie emitió una sola palabra. La idea era ir con todo por los tres puntos, si después conseguíamos el premio muchísimo mejor.
 
-¿Cuánta importancia le da al entrenador, Mario Szlafmyc, quien tiene una idea vistosa, de propuesta, que causa buenas impresiones en el público?
 
Me saco el sombrero con él y su Cuerpo Técnico. Por más que Mario está a la cabeza, tiene un grupo a la par con intenciones interesantes. El desafío fue muy grande, porque debutaba en primera división, no es lo mismo dirigir en juveniles. Manejó notablemente al grupo, los conceptos cada práctica y cada partido, con mucha claridad. Pudimos plasmar lo que quería en el campo de juego, de hecho nos caracterizó mantener el estilo en las victorias y las derrotas.
 
-En esto ya pueden pasar raya. ¿Sería una linda yapa si consiguen el título de campeones?
 
Obviamente, vamos por todo. Los tres ascensos valen lo mismo, pero levantar la copa y gritar “dale campeón” puede ser de las cosas más lindas.