close

Entrevista a Verónica Boquete

La futbolista internacional española, Verónica Boquete, viajó a Uruguay para disfrutar la primera semana de competencia de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2018 y, entre otras cosas, seguir desde la tribuna a su selección.
 
Esta destacada presencia no pasó desapercibida en Maldonado y Montevideo. De hecho fue una de las tres leyendas de la FIFA que asistió a la ceremonia inaugural del certamen, la acompañaban el uruguayo Diego Forlán y la brasileña Aline Pellegrino, en el estadio Charrúa de Montevideo.
 
A su vez participó de otras actividades en el marco de la organización. Durante las últimas jornadas, y en los días previos al comienzo, la jugadora de 31 años colaboró con el desarrollo de los talleres de ética a varias selecciones clasificadas.
 
La oportunidad sirvió para que las jóvenes deportistas recibieran lecciones e intercambiaran conceptos junto a una profesional que, entre varios logros deportivos, disputó una Copa Mundial de Fútbol, en 2015, ganó una Champions League en la temporada 2014-2015 con el FFC Frankfürt, defendió a 11 clubes, en total, en las ligas de España, Estados Unidos, Rusia, Suecia, Alemania y China (actualmente).
 
Por si fuera poco, para comprender la magnitud de su figura, a principios de noviembre, alcanzó otro hecho histórico en su país. El estadio de San Lázaro, en el que oficia como local Compostela, pasó a denominarse estadio Municipal Vero Boquete de San Lázaro.
 
Mientras la furia roja enfrentaba a Colombia, el pasado sábado 17 de noviembre, por la 2ª fecha del grupo D, la atacante le brindó unos minutos a la web oficial de la AUF y conversó sobre varios temas. De paso intentaba aprovechar al máximo sus últimas horas en la capital uruguaya ya que en las horas siguientes debió tomarse un vuelo para continuar con sus compromisos personales y deportivos.
 
-¿Cómo vio las primeras dos fechas de los grupos?
 
El nivel es mejor cada año y en cada torneo. Hoy vemos que jugadoras de 15, 16 y 17 años están demostrando buen fútbol y es fantástico porque nos permite enganchar a más gente, desde las categorías de base.
 
-Cuando usted era adolescente, ¿qué imaginaba, cuáles eran sus sueños?
 
A esa altura no sabía que podía ser profesional. Desconocía la existencia de los mundiales, las Eurocopas, las ligas europeas. Crecí sin referentes. Ahora los tiempos son otros, se ve la evolución, las niñas juegan grandes competiciones y viven grandes experiencias para llegar de la mejor manera al máximo nivel.
 
-Muchas veces cuesta hablar de uno mismo, pero la gran mayoría de las participantes tienen palabras de admiración hacia usted, le piden fotos, etc. ¿Tiene noción de lo que genera en el ambiente?
 
Lo que dices es el mayor título de mi carrera, tiene más valor que cualquier otra cosa. Me permite seguir enfocada, trabajando dentro y fuera del campo para reivindicar al fútbol femenino. Además estoy convencida de que muchas de estas niñas van a ser las referentes del futuro.
 
-¿Qué consejo le da a las chicas que participan de este certamen tan importante?
 
Sobre todo que disfruten. Al final lo que nos mueve a todos para seguir adelante es la pasión y la ilusión. Tienen que conservarlas hasta el final de su carrera porque el día que las pierdan dejarán de entrenar y comenzarán un camino de salida. Cada vez hay más opciones y países para seguir en el fútbol, si quieren llegar dependerá de cada una.
 
-En estas horas estuvo cerca de los planteles de Uruguay, Colombia y México, debido a la realización de los talleres de ética que organiza FIFA. ¿Se nota un avance de la disciplina en Latinoamérica, según el intercambio que tuvo con las futbolistas y los cuerpos técnicos?
 
Sin dudas. Si haces una comparación con Europa aún está por detrás, pero se encuentra en el proceso que pasamos allá hace algunos años. Cada vez hay más interés de las federaciones, el nivel aumenta y se verá reflejado en poco tiempo.
 
-La Celeste tuvo la mala fortuna de ser eliminada en la primera fase del torneo. A pesar de esto, ¿vio algún aspecto positivo en el plantel que orienta Ariel Longo? ¿Le gustó alguna jugadora en especial?
 
Sinceramente, sí. Muchas niñas llamaron mi atención. Afortunadamente cuentan con el carácter intacto. Inclusive en el partido ante Ghana, que finalizó con una derrota 5-0, lucharon por cada pelota hasta el final. Sin dudas aprendieron muchísimo, recién están arrancando, era la primera vez en un campeonato así para todo el equipo.
 
-Tras una derrota, que muchas veces son difíciles de asumir, ¿qué le diría a estas jóvenes para que no se decepcionen y  sigan adelante?
 
Todos los que llegamos al profesionalismo perdimos más de lo que ganamos. Es así. A todos nos gusta quedarnos con una victoria siempre, entrenamos e ingresamos al campo para eso, pero lo relevante de todo es quedarse con la experiencia e intentar superarse, ir por más. Siempre pongo el ejemplo de una final de Champions que me tocó perderla. Me dio la motivación para regresar al año siguiente a hacer el camino y conseguir el título. La satisfacción es mayor.
 
-A nivel afectivo creo conocer la respuesta, porque quiere mucho a la selección española, pero, ¿cuáles selecciones son las favoritas para quedarse con la Copa Mundial Femenina sub-17 de la FIFA Uruguay 2018?
 
El corazón y la cabeza me dicen eso, España tiene grandes chances. Me la jugaría a decir que se va a repetir la final del Mundial sub-20: España – Japón.