close

Bella Vista 2-4 Colón

Colón le ganó 4-2 a Bella Vista, este domingo (19/11) de tarde en el Parque Roberto por la semifinal del Campeonato Uruguayo 2018 de la Segunda B Nacional.
 
De esta manera, el equipo que dirige Julio Acuña logró estirar la definición y confirmar dos finales más para conocer el vencedor del título y el ascenso a la Segunda División Profesional.
 
En pleno festejo de equipo de San Martín y Fomento, cuando de a poco las tensiones comenzaron a bajar, Ignacio Bejeres, autor de un gol a favor y otro en contra, brindó una entrevista en la que contó cómo vivió el encuentro y qué hizo para no desenfocarse por el error cometido.
 
-Empezaron en desventaja, pero, ahora están en igualdad de condiciones. ¿Sienten que el deber, en parte, está cumplido?
 
Estamos contentos. Bella Vista es un gran rival, tengo grandes amigos ahí. Nos merecíamos llegar hasta acá y lo hablamos la semana pasada, en la final de la Liguilla, algo teníamos que llevarnos, principalmente porque perdimos un solo partido en el año.
 
-Arrancó el segundo tiempo y marcó un tanto en su propio arco. Minutos más tarde, Esteban Correa anotó el 3-2 parcial y en la jugada posterior usted sentenció el triunfo. ¿Llegó en un buen momento la revancha?
 
Sí, pienso que ese fue un golpe duro para ellos y un justo reconocimiento para mí, por todo el esfuerzo que hago, si se me permite ser un poco egoísta. Dejo muchas horas con mi familia y de trabajo. A veces duermo muy poco y le levanto temprano para jugar con el equipo a las 10 h, por ejemplo. Queremos ascender, entrenamos para eso. El año pasado casi tocamos el cielo con las manos y nos tocó perder. Creo que se necesita probar lo amargo para llegar al dulce.
 
-¿Qué valor le da a Julio Acuña, el entrenador que en estos años mantuvo al equipo siempre en la pelea?
 
No quiero dejar por fuera a Carlos Iglesias. Julio y él armaron un equipo competitivo el año pasado, como pudieron. La mayoría llegó porque no tenían la oportunidad de tener minutos y se sumaron muy bien a los que estábamos desde antes. Fijate que empezamos con un signo de interrogación, contra Rocha, podíamos ser goleados por 5-0 o ganar. Logramos la victoria y desde ese momento empezamos a creer y nos empezó a ir muy bien.