close

El mundial fue oportunidad

Desde el inicio del mundial femenino sub-17, el torneo tuvo el privilegio de contar con un grupo de 26 voluntarios, estudiantes de comunicación de la FIC y de la ORT, quienes fueron los encargados de trabajar en las distintas áreas de prensa del estadio Charrúa de Montevideo, el Suppici de Colonia y el Campus de Maldonado.

 
Con mucha dedicación y profesionalismo, los voluntarios de comunicación fueron claves para que las actividades de los medios se pudiesen desarrollar de manera excelente desde la apertura hasta el día de la final.
 
Una de las voluntarias fue María José Mizraji, quien además de cubrir los lugares que le asignaban en el estadio Charrúa, dibujaba en la pizarra del “Welcome Desk”, demostrando sus condiciones para su otra pasión: el diseño gráfico.
 
María José simbolizó en dos dibujos y un texto lo que fue el mundial femenino desde la perspectiva del voluntario. En su nombre, el agradecimiento a todos los voluntarios que dieron su máximo y le aportaron nivel a la organización del torneo.
 
Texto de María José Mizraji, voluntaria de comunicación del mundial femenino sub-17:
Hace una semana que terminó el primer mundial organizado en Uruguay desde aquel de 1930. Pasaban las 23:00 horas y la selección española seguía festejando en la cancha. Ya no había público, ni periodistas ni fotógrafos. Las chicas no se querían ir. Y nosotros tampoco. Es que el mundial no empezó el 13 de noviembre cuando Finlandia dio el puntapié inicial, ni terminó cuando Pina levantó la copa; porque el Mundial Femenino Sub 17 fue mucho más que la lucha de las selecciones por consagrarse campeonas.
 
El Mundial Femenino Sub 17 fue aquella niña en la tribuna sacándose fotos con las jugadoras ghanesas y diciéndoles “I play football too”; fue la selección Colombia y su educación y respeto admirables; fue el trabajo incansable de más de 300 personas; fue la posibilidad de aprender; de ver lo que cada uno es capaz de hacer; fue esfuerzo, fue generosidad; fue voluntad; fue empoderamiento. 
 
En definitiva, oportunidad. En un mundo que no las da muchas, el Mundial Femenino Sub 17, fue sinónimo de oportunidad.
 
Salú campeonas del mundo.
Salú voluntarios.