close

México en la #U17WWC Uruguay 2018

Protagonistas de una nueva historia azteca
En un campeonato del mundo vibrante, la selección mexicana logró escribir una nueva historia para su país. Las niñas de Mónica lucharon hasta el final y se llevaron la plata de un torneo donde mostraron un crecimiento en forma individual y grupal.
 

 

Un país con no mucho más de 3 millones de habitantes se preparaba para darle la bienvenida a las 16 selecciones clasificadas para el Mundial femenino sub 17. Montevideo, Maldonado y Colonia eran las tres sedes elegidas para cumplir el sueño de estas 16 selecciones: ser la mejor del Mundo.
La selección mexicana arribó a Uruguay el 27 de octubre y se instaló en el hotel Regency Park, en donde podía mantener a sus jugadoras concentradas por el entorno natural del lugar y también contaba con una cancha de fútbol que le servía a la delegación para practicar.
México, la selección clasificada por la Concacaf, había llegado segunda en su clasificación y se mostraba como promesa de este Mundial tras el gran trabajo desarrollado por su entrenadora Mónica Vergara.
 
El romance con la pelota de la goleadora y la capitana
 
Antes de comenzar el campeonato del mundo, Alison González y  Nicole Pérez brindaron una pequeña entrevista sobre sus inicios en el fútbol, cómo vive México el fútbol femenino y con qué expectativas llegaron a Uruguay.
Al comenzar la entrevista Nicole toma la palabra y cuenta cuáles son las expectativas que trajo el equipo; primeramente cuenta que es un grupo muy unido y la confianza que se ha generado en el mismo, pero tiene los pies sobre la tierra y dice “Con el grupo tenemos el objetivo de poder pasar de fase y luego poder llegar a los primeros lugares” mientras tanto Alison añade que las expectativas grupales son “Ganar el Mundial, yo sé que tenemos que ir paso a paso pero nos sentimos listas y preparadas para eso”.
Mientras tanto las chicas comentaron de sus expectativas individuales; Nicole como capitana elogió a su equipo y también puso en alto que su expectativa individual se trata de hacer buenos partidos para su selección y poder dar el máximo. Por lo tanto Alison estuvo de acuerdo con Nicole, pero no se bajó de su sueño, la ganadora del botín de oro de la Concacaf expresó: “individualmente me gustaría ganar el botín de oro”.
Las chicas expresaron sus sensaciones al llegar a Uruguay para este campeonato del Mundo, las mismas opinaron que las sensaciones son muy buenas y las ilusiones florecen día a día con el gran trabajo llevado a cabo por Mónica y su equipo técnico. Alison ansiosa por el inicio de campeonato nos contó “… queremos que llegue ese día importante que el árbitro este pitando y ya empezar a correr detrás del balón…” Nicole añade “A mí se me cruzan muchos sentimientos, es algo muy bonito, son sentimientos muy bonitos…”
Para toda deportista es algo inigualable poder representar a su país en torneos nacionales e internacionales, y así lo fue para Nicole y Alison quienes soñaron y se pudieron encontrar con el anhelo de un mundial femenino. Las chicas soñaron siempre poder defender la camiseta de su país, aunque en sus inicios en el fútbol no se imaginaron la repercusión y la pasión que podrían sentir con el futbol femenino, Nicole nos contó “…. cuando fue mi primera convocatoria con México, ahí empecé a darme cuenta de todo; y creo que sí, es algo muy bonito” finaliza. Cuando Alison comenzó a jugar al fútbol no lo veía como un proyecto a futuro “… lo veía más como una diversión…” nos contó. El futbol femenino no era uno de los proyectos que la sociedad imponía en las mujeres, pero luego algunos cambios que ha logrado la mujer en la sociedad cambió esta mentalidad y así lo vio la goleadora “…yo comencé a ver partidos de mujeres, entonces como que empecé a ver que yo también quería representar a mi país por un mundial…”
En México el futbol femenino (femenil como lo dicen las chicas), ha tomado una gran repercusión en la sociedad y ha logrado un papel muy importante. Lo pudimos ver en este mundial en el que decenas de hinchas viajaron 7.972 km de distancia para poder encontrarse con el Mundial Femenil sub 17, quienes fueron partícipes de la trayectoria de estas futbolistas.
Con la confianza en su equipo, en su trabajo y en lo logrado en la Concacaf las chicas de Mónica comenzaron este mundial que les trajo mucha emoción y una mezcla de muchos sentimientos encontrados. Alison expresa nuevamente “…. ahorita siento que el equipo esta fuerte, nos vemos bien” fueron las palabras de culminación de la delantera de Tigres de la U.A.N.L; las chicas se aferraron al equipo, a la confianza en su trabajo y pudieron lograr grandes cosas.
 
Una bienvenida sin goles
 
En un día gris, pero a todo color mexicano, así se  presentaba el 13 de noviembre para darle la bienvenida al primer encuentro para el equipo de Vergara. En Maldonado las chicas de Mónica debutaban contra una dura selección sudafricana.
Ellas iban en busca de una victoria que las podía depositar en el primer lugar del grupo B, ya que las selecciones de Japón y Brasil habían logrado un empate sin goles.
Las once elegidas por la coach en el primer encuentro fueron: Jaidy Gutiérrez en el arco, Reyna Reyes, Tanna Carrato Ximena Ríos y Nicole Soto en la línea de defensa, el medio de la cancha estuvo compuesto por su capitana Nicole Pérez , Silvana Flores y Annette Vázquez, mientras que las delanteras fueron Alison González, Natalia Mauleòn y Nayeli Díaz.
En un encuentro donde México se adueñó de la pelota y mostró un muy buen juego, una sólida defensa cada vez que las jugadoras sudafricanas atacaron, un medio de la cancha que supo contener el juego del equipo rival y supo hacer jugar a las delanteras. Contuvo y entregó de forma dinámica y prolija la pelota a sus delanteras que se encontraban muy participativas en todo momento.
México mostró un lindo y prometedor juego pero la pelota se negó en acariciar la red. Al término de los 90 minutos el marcador fue 0 a 0 y de esta forma el grupo B se encontraba, al término de la primera fecha, todos con el mismo puntaje y las chances de clasificación para todos era igual.
Alison González fue elegida la jugadora del partido, participativa en el área rival y en su propia área defendiendo la pelota aérea. En conferencia de prensa mostró tranquilidad por el juego de su equipo y añadió la falta de gol. Mientras tanto su entrenadora, Mónica Vergara, mostró preocupación por no haber podido concretar las chances de gol, pero añadió que seguiría trabajando en esto.
 
Los primeros tres puntos del campeonato… aires de clasificación
 
En el segundo encuentro de la selección mexicana, las dirigidas técnicamente por Mónica Vergara llegaban con la obligación de llevarse puntos de este encuentro. En frente tenían a una fuerte selección brasilera, con jugadoras fuertes físicamente y con un muy buen juego aéreo.
Para este encuentro y priorizando lo expresado por la directora técnica de las Águilas, en busca de mayor efectividad en el arco rival, Mónica realizó un cambio en cuanto al equipo debutante; ingresó Vanessa Buso por Nayeli Díaz, un cambio de delantera por delantera.
El equipo mexicano encontró espacios para jugar, dominó la pelota al pie y logró un muy buen funcionamiento del equipo. Con una muy buena contención en el medio de la cancha por parte de Nicole Pérez y Silvana Flores, quienes contuvieron y distribuyeron el juego para sus delanteras, una gran performance en la delantera de Natalia Mauléon, quién por el lado izquierdo fue desequilibrante en el ataque del elenco azteca.
Cuando el reloj marcaba el minuto 43, tras una muy buena jugada de Reyna Reyes, el elenco mexicano festeja el primer gol del campeonato por parte de Vanessa Buso, quien fue el único cambio registrado en cuanto al equipo debutante.
Brasil salió en busca del empate, pero México con una defensa ordenada pudo mantener su arco en cero y al término de los 90 minutos las chicas de Mónica se llevaron los tres puntos y las chances de clasificación a los cuartos de final.
La coach del elenco azteca mostró alegría por la victoria obtenida por sus muchachas y también por el primer gol marcado en el campeonato. Mientras tanto la capitana, Nicole Pérez, elegida la mejor jugadora del partido por su entrega y por ser un baluarte en el medio de la cancha se mostró satisfecha con su equipo, pero con la mente en el próximo rival y un resultado que las pudiera depositar en la siguiente fase de este campeonato del mundo.
 
Un rival con el arco entre ceja y ceja
 
Llegó el último partido de la serie, las selecciones que se ubicaban en primera posición se medían en un mano a mano para llevarse la clasificación y el primer puesto del grupo. Los dos empates que se dieron en la primera fecha les dieron chance a todos los equipos de clasificar. Japón venía de una amplia victoria vs Sudáfrica por 4 goles a 0, mientras tanto el elenco mexicano había conseguido un gol de ventaja y eran los dueños de las primeras posiciones del grupo B.
Mientras que en Maldonado se disputaba el partido de Japón vs México, Montevideo recibía a las otras dos selecciones que no perdían la esperanza de clasificación.
Sin cambios en el equipo que logró la victoria sobre las brasileras, las chicas de Mónica enfrentaban a una selección japonesa con muy buen juego en equipo, dinámicas jugando con tranquilidad y con mucha inteligencia; la selección Japonesa había mostrado dotes de bonito fútbol en los encuentros anteriores.
Se medían dos selecciones con buen fútbol cuando tenían la pelota al pie y así se jugó el primer tiempo con muchas chances de gol. Cuando parecían que se iban al descanso igualando el tanteador, llega a los 40 minutos el gol de Japón por medio de Kinoshita Momoka quien se quitó a dos defensas aztecas de encima, buscó el espacio y con un potente remate marcó el primer gol del partido y el primer tanto que le convirtieron a Jaidy Gutiérrez.
Las chicas mexicanas buscaron una reacción de inmediato a este resultado adverso, pero se fueron al descanso con un resultado que hasta el momento las dejaba afuera de la copa del mundo; ya que en Montevideo, Brasil ya se encontraba con una victoria abultada ante Sudáfrica.
Comenzando el segundo tiempo del encuentro, las aztecas eran las protagonistas del juego, sabían que necesitaban un gol porque su clasificación se encontraba en riesgo. Con buenas participaciones de Alison González, México se acercaba al arco rival .En el minuto 64 tras un muy buen centro de  Anette Vázquez, encuentra el cabezazo de la goleadora mexicana, quien vuelve a poner a su equipo en zona de clasificación.
El elenco mexicano buscó en todo momento el segundo gol que le pudiera dar el primer lugar del grupo B, pero al término de los 90 minutos, el partido culminó con la repartición de puntos y la clasificación de los dos equipos a cuartos de final. Japón en primera posición con 5 puntos y +4 en su saldo de goles; en segundo lugar la selección mexicana con 5 puntos, pero con un saldo de goles de +1.
La primera meta de la selección mexicana estaba cumplida, las chicas habían logrado la clasificación a la siguiente fase y su coach estaba feliz por ese momento, pero con ganas de seguir trabajando para lo que venía en la siguiente fase.
 
Un fuerte equipo ghanés
 
Con una previa del partido apasionante en los días anteriores al encuentro por los cuartos de final entre el primer clasificado del grupo A (Ghana) y el segundo del grupo B (México).
Los dos equipos venían de hacer excelentes actuaciones en sus respectivos grupos y se veían como equipos muy fuertes para llagar a la final del mundial. El equipo africano había cosechado la totalidad de los puntos (9) y era, hasta el momento, el equipo con más goles convertidos (10). En cuanto al equipo de Mónica, había registrado 5 puntos (1 victoria y 2 empates) y con un total de 2 goles a favor.
En lo previo se esperaba un partido muy bonito, dos equipos fuertes y que jugaban muy bien al fútbol. Con respecto a la alineación mexicana, se generaron dos cambios en cuanto al último encuentro, el ingreso de la defensora Fátima Arellano en lugar de Reyna Reyes y el de la delantera Denise Castro por Vanesa Buso.
Los primeros 45 minutos marcaron un muy buen juego mexicano, con tenencia de pelota, presionando y llegando al arco rival, pero en el último minuto del tiempo añadido, la número 8 del equipo africano, Mukarama Abdulai, encuentra, tras un centro, conectar un cabezazo y abre el marcador para el equipo ghanés que se fue al descanso con ventaja.
Las chicas de Mónica salieron al segundo tiempo en busca del gol que le diera las esperanzas para seguir en el campeonato, con una Nicole Pérez que se transformaba en figura del partido por su entrega y su manera de hacer jugar al equipo.
El ingreso de Nayeli Díaz dio aire fresco al equipo, la número 7 mexicana se mostró inquieta en el área rival, y es en el minuto 61 que dentro del área, Elizabeth Oppong derriba a la delantera mexicana y la árbitra del partido pita penal para las aztecas. Su capitana, Nicole, toma la pelota y con un toque sutil al ángulo, desde los 12 pasos, marca el empate para el equipo mexicano.
En un partido de ida y vuelta, donde los dos equipos tuvieron sus chances de goles, las africanas logran a los 75 minutos ponerse en ventaja nuevamente por medio de Suzzy Teye.
Una vez más, las aztecas se encontraron en desventaja y ahí apareció nuevamente la chiquita que lleva cinta de capitana y que es una guerrera en el medio de la cancha. La que viste la casaca número 8, Nicole Pérez, se hizo dueña de la pelota quieta, y es mediante un tiro libre magistral que el equipo de Vergara lleva el partido a la definición por penales.
Judy Gutiérrez se convierte en la figura de los doce pasos atajando dos de los cuatro tiros de Ghana, mientras que las mexicanas logran convertir todos los tantos.
Y así es que México hace historia; por primera vez se encuentran entre las 4 mejores del campeonato mundial femenino sub 17. El planteamiento táctico de Mónica Vergara, por el corazón y la entrega de todas las muchachas que supieron defender esta camiseta y por la Guerrera que tiene en el medio de la cancha, la chiquita con la casaca número 8 que se transformó en gigante al pisar el terreno de juego y un México que supo hacerle una guiñada a la historia.
Luego del partido, Silvana Flores, jugadora del Arsenal de Inglaterra, nos comentó las sensaciones que tenía luego del partido.
Con una sonrisa en su rostro al salir del vestuario nos dijo: “…estoy muy emocionada y feliz, no puedo creerlo. Pensábamos quizás en llegar hasta aquí, pero estar en este momento, ¡guau!”.
Entre tanta emoción, Silvana recuerda cómo llegó a jugar a un equipo tan grande como el Arsenal y la manera que se trabaja en el futbol femenil “Arsenal quería a mi hermano porque es muy, muy bueno y también sabían de mi hermana que es muy buena. Entonces Arsenal venía a nuestro club y nos quería a los tres y fuimos todos, cambiamos de casa (vivía lejos de Arsenal)…” mientras tanto comentó que el futbol femenino en Inglaterra es muy bueno, que se dividen en varias categorías y los clubes son a nivel profesional en todo el país “… tenemos canchas muy muy bonitas y el nivel es muy alto, me encanta jugar ahí.” añadió.
Para llegar a la final del campeonato restaba un equipo muy importarte que había jugado un muy buen partido, Canadá. La selección norteamericana sería el próximo obstáculo a superar para llegar a la final del mundial; en cuanto a este nos comentó “¡Quiero ganar! Tenemos que jugar como lo hemos venido haciendo, como mexicanos. Porque presionamos muy bien, nos paramos muy bien, y a seguir con nuestro estilo de juego. Y si todas nosotras hacemos nuestro trabajo vamos a ganar” culmina.
 
Con una mínima diferencia
 
Canadá, que  venía de una victoria frente a Alemania por un tanto de ventaja y México que tras una definición por penales apasionante estaba entre las cuatro mejores del mundo.
La coach del elenco azteca dispuso tres cambios para disputar el encuentro con respecto al equipo que había logrado la victoria frente a Ghana. Ingreso Reyna Reyes por Fátima Arellano, el ingreso de Felicia escobar por Nicole Soto y Vanesa Buso por Denise Castro.
En el primer tiempo se registró un partido donde el equipo mexicano buscaba el arco rival. Alison González estuvo inquietando la defensa y fue así que llegando al minuto 25, la delantera robó una pelota dentro del área, se la llevó y la derribaron en el área. La árbitra rusa no dudó en ningún momento y pitó el penal que convierte Nicole Pérez a los 25 minutos, y México soñaba con la final del mundo.
Con una gran noche de Silvana Flores en el medio de la cancha, el equipo de Mónica Vergara se fue al descanso con el marcador a favor, pero el combinado de Canadá había culminado un primer tiempo con presencia en el área rival.
Para los segundos 45 minutos que le restaban al encuentro, el equipo de la entrenadora Rhian Wilkinson fue en busca de un empate que le diera las esperanzas para seguir en carrera con la ilusión de llagar a la gran final. En los primeros 15 minutos del segundo tiempo, Canadá dominó el encuentro pero no pudo marcar el gol, la defensa azteca se mostraba sólida y concentrada; no le daba espacios para el remate a las delanteras rivales.
Los minutos pasaban y México con tranquilidad se llevaba el encuentro. Anastacia Pustovoitova (árbitra central) pitaba el final del encuentro. México era finalista de la Copa del Mundo Uruguay 2018.
La unión, eso es uno de los pilares importantes para este equipo mexicano que disputó la copa del mundo. Luego del encuentro que las llevara a la final, Mónica y Alison brindaron unas palabras explicando de qué se trataba.
Una de las periodistas presentas en la conferencia le pregunta a la coach –“¿Cuàl es la esencia de la que hablan sus jugadoras? En respuesta a la pregunta, Mónica contesta: -“Por darles un ejemplo, el primer saludo que tengo es cruzar las manos, cada una de ellas es una extensión de mí y ellas responden que yo soy una extensión de ellas” mientras tanto Alison añade: “describimos a Moni con amor, amor por lo que haces y amor por su familia”.
Mientras tanto al final de la conferencia hace alusión al esquipo español, quien sería su rival en la final. “El equipo de España es muy completo con capacidad individuales de cada una de sus jugadoras. Yo tengo confianza en mis 21 guerreras y voy a salir a jugar así”.
 
Llegó el final.
 
16 selecciones llegaron a Uruguay con un sueño: ser las mejores del Mundo. Pero solo dos pudieron, el 1º de diciembre, pisar césped del Charrúa y estar a 90 minutos del gran sueño. La campeona de Europa, España, había mostrado un lindo fútbol con jugadoras con grandes características individuales. Frente estaba México, representante de la Concacaf. Un equipo azteca que vino de menos a más en el campeonato y mostró un gran trabajo técnico-táctico.
Eran 90 minutos que las separaban del sueño a las dos selecciones. Con todo su poderío, salieron a la cancha a dejar lo mejor de sí mismas para llevarse el oro y coronarse como campeonas del mundo.
El equipo mexicano dispuso dos cambios para este encuentro, el ingreso de Nicole Soto por Felicia Escobar y el de Denise Castro por Vanesa Buso.
Comenzando el encuentro, España se hizo protagonista del mismo, con excelentes jugadas individuales. Es así que el primer tanto del partido no demoró en llegar; a los 16 minutos Claudia Pina controla la pelota y define con una magnifica categoría llenando las gargantas de grito de gol. España se adelanta en el marcador.
El elenco azteca quiso reaccionar al duro golpe del primer gol tan tempranero, pero España siguió haciendo bien los papeles con una Claudia Pina espectacular que encontró, 10 minutos más tarde, el segundo gol del encuentro tras un centro de Eva Navarro y la definición de una 9 de área que está en el momento justo y define espectacular.
Iban menos de 30 minutos de partido y la selección mexicana estaba perdiendo el encuentro que las podría proclamar como las mejores del mundo. Pero tras una charla de aliento de su capitana, las chicas de Mónica se impusieron en el encuentro, sacaron la rebeldía y el juego que las había caracterizado en los encuentros anteriores; y es así que llegando el minuto 29, tras un córner, Denise Castro logra marcar el descuento mexicano y la esperanza volvió a nacer en los corazones aztecas, la tribuna nunca dejó de alentar y las chicas entregaron el máximo.
El segundo tiempo se presentó completamente diferente a lo que fueron los primeros 45 minutos. México fue en busca del gol del empate que les diera la oportunidad de seguir en carrera para lograr el oro, mientras que España jugaba tranquila con el resultado a su favor y aprovechaba las individualidades para complicarle el partido a las mexicanas. Un bonito juego se dio por parte de los dos equipos. Las chicas aztecas intentaron igualar el marcador, pero al término de los 90 minutos no pudieron concretar ninguna chance.
Entrega, amor por la camiseta, solidaridad, compañerismo, juego en equipo, individualidades para un equipo mexicano que se llevó la plata de este campeonato del mundo, que creció, que hizo creer, que se ganó el respeto de grandes equipos. Un equipo con grandes talentos individuales, distinción a Nicole Pérez con el balón de plata a una de las mejores jugadoras del campeonato.
México cometió errores y la excelencia de España los hizo en logros propios, lo dijo Mónica en conferencia de prensa: “yo dije que iba a ganar el equipo que hiciera mejor las cosas y ese fue España”.
Con lágrimas en los ojos por estar tan cerquita de un sueño y no poder concretarlo, así se retiraron del campo de juego, pero sabiendo que dejaron a su selección en el podio como una de las mejores selecciones del mundo.
A corazón mexicano, estas chicas ¡hicieron historia!
 
 
Por Kiara Mendoza
Voluntaria del mundial femenino – Estudiante de comunicación de la FIC - UDELAR 
 
 
Foto: FIFA / Getty Images