close

La #U17WWC 2018 en Uruguay

Uruguay como organizador del Campeonato Mundial de la FIFA
 
A mediados de 2016, la Asociación Uruguaya de Fútbol anunció que Uruguay había sido seleccionado como sede del Mundial Femenino Sub-17 de la FIFA, a disputarse entre el 13 de  noviembre y el 1° de diciembre de 2018.
Esta instancia representó la segunda vez que este país organiza un mundial en su tierra, luego de que en 1930 se realizara el primer campeonato internacional de selecciones de fútbol organizado por la FIFA en el mismo territorio. Sin embargo, esta vez el contexto era distinto: se trataba de un mundial de fútbol femenino.
A pesar de tratarse de un mundial de menor tamaño y relevancia internacional si se la compara con el mundial masculino de mayores, la posibilidad para desarrollar este torneo significó, para Uruguay, una oportunidad más que óptima para mostrarse capaz de organizar eventos de la magnitud de este tipo; con todos los detalles de logística, seguridad, accesibilidad, tecnología y aspectos específicamente relacionados al fútbol que deben ser tenidos en cuenta.
Es en ese sentido que toma importancia el rol del Comité Organizador Local (LOC por sus siglas en inglés) que trabajó en conjunto con representantes de la FIFA para llevar a cabo todas las tareas previas, simultáneas y posteriores al mundial de la debida forma.
Entre las responsabilidades del Comité, se destacan la organización y gestión de cada una de las sedes del mundial, coordinación de seguridad y logística, asistencia a la prensa, así como de la tarea de atender todas las eventualidades que puedan surgir a lo largo del campeonato.
 
Clasificación de los equipos participantes y grupos
 
Los 16 equipos participantes del Mundial Femenino Sub 17 se clasificaron a partir de los resultados obtenidos en cada uno de los campeonatos regionales correspondientes a las 6 confederaciones que integran la FIFA.
De esta manera, el torneo contó con la participación de:
·         3 integrantes de Europa (Alemania, España y Finlandia), clasificados a partir del Campeonato Europeo Femenino Sub-17 de la UEFA 2017-18
·         3 integrantes de Sudamérica: Brasil y Colombia clasificados a través del Campeonato Sudamericano Femenino Sub-17 de 2018 y Uruguay, anfitrión del torneo.
·         3 equipos africanos (Ghana, Sudáfrica y Camerún), por el Campeonato femenino Sub-17 de la Confederación Africana de Fútbol de 2018
·         3 equipos por la Concacaf (México, Estados Unidos y Canadá), clasificados a través del Campeonato Femenino Sub-17 de 2018 de dicha confederación
·         3 planteles asiáticos (Corea del Norte, Corea del Sur y Japón) por sus resultados en el Campeonato Femenino Sub-16 de la Confederación Asiática de Fútbol de 2017
·         1 equipo de Oceanía (Nueva Zelanda), por ser el ganador del Campeonato Femenino Sub-16 de la Confederación de Fútbol de Oceanía de 2017
 
Finalmente, los 16 equipos se dividieron en 4 grupos con 4 planteles cada uno:

 

Grupo A: Uruguay, Ghana, Finlandia, Nueva Zelanda
Grupo B: Brasil, México, Japón, Sudáfrica
Grupo C: Alemania, Camerún, Corea del Norte, Estados Unidos
Grupo D: Canadá, Colombia, Corea del Sur, España
 
Sedes y estadios
 
El Mundial Femenino Sub 17 se desarrolló, a lo largo de sus diferentes fases, en tres ciudades con su respectivo estadio cada una: el Estadio Charrúa en Montevideo, el Estadio Domingo Burgueño Miguel en Maldonado y el Estadio Profesor Alberto Suppici, en la ciudad de Colonia.
La designación de las sedes se tomó teniendo en cuenta las ciudades y escenarios utilizados para el anterior Sudamericano Sub 20 masculino, desarrollado en Uruguay en verano de 2015.
 
Montevideo
Dentro del Parque Rivera, en plena ciudad de Montevideo, se encuentra el Estadio Charrúa: un escenario con una capacidad aproximada para 14.000 asistentes. Construido en 1984, el estadio pertenece a la Intendencia de Montevideo, y aloja tanto espectáculos deportivos (principalmente fútbol, rugby y fútbol americano), como musicales.
A partir del año 2012, la Intendencia de Montevideo firmó un acuerdo[1] en el que cedía, por un plazo de 10 años, el Estadio Charrúa para su uso por parte de la Unión de Rugby del Uruguay y la AUF. En 2018, con motivo de la celebración del Mundial Femenino Sub 17 de la FIFA, se instaló césped sintético en el estadio, y se definió que éste será compartido entre las selecciones uruguayas de rugby y las selecciones femeninas de fútbol de AUF de cara al futuro.
Para el Mundial Femenino Sub 17 de la FIFA Uruguay 2018, el Charrúa alojó 18 de los 32 encuentros disputados en el torneo, siendo el principal escenario de la competición. 12 partidos por la fase de grupos, así como las semifinales y el partido por el tercer y cuarto puesto, además de la final, fueron disputadas en este estadio.
Maldonado
El Estadio Domingo Burgueño Miguel, conocido también como “El Campus”, es un estadio con capacidad para 25.000 espectadores e inaugurado en 1994 con motivo de la Copa América de 1995, de la que el escenario fue sede.
Propiedad de la Intendencia Municipal de Maldonado y ubicado dentro del predio deportivo “Campus Municipal de Maldonado”, el estadio albergó un total de 6 encuentros en la Copa Mundial Femenina Sub 17 de la FIFA Uruguay 2018, todos ellos correspondientes a la fase de grupos, entre los que se destacan el partido inaugural del campeonato (Brasil – Japón el 13 de noviembre de 2018), así como el último partido del seleccionado uruguayo en dicha competencia luego de no clasificar a cuartos de final (Uruguay – Finlandia, el 20 de noviembre de 2018).
Colonia
El Estadio Campus Municipal Profesor Alberto Suppici es el estadio que ofició como sede del Mundial Femenino Sub 17 de la FIFA en la ciudad de Colonia del Sacramento, propiedad de la Intendencia de esa ciudad.
Este escenario, ubicado a metros del Río de la Plata en la frontera uruguaya con la República Argentina y con capacidad para 15.000 personas, alojó un total de 6 de los 32 partidos de la competencia: 4 encuentros de la fase de grupos, y 2 correspondientes a los cuartos de final, España – Corea del Norte y Japón – Nueva Zelanda, el 24 de noviembre de 2018.
 
Desarrollo del torneo
 
El equipo local, Uruguay, debió despedirse del torneo luego de dos derrotas y un empate en fase de grupos, lo que no le permitió obtener el puntaje necesario para avanzar a la siguiente fase.
Sin embargo, afortunadamente, las jóvenes futbolistas uruguayas contaron con el apoyo absoluto de sus seguidores a lo largo del campeonato –convocando a un gran marco de asistentes para los partidos disputados por la Celeste, entre los que se destaca el debut del equipo con un estadio Charrúa colmado-, y fueron despedidas con una emocionante ovación a pesar de la tristeza generalizada por la temprana eliminación del torneo.
Finalmente, la fase de grupos culminó con la clasificación a cuartos de final de los equipos de Ghana y Nueva Zelanda por el Grupo A, Japón y México por el Grupo B, Alemania y Corea del Norte por el Grupo C, y España y Corea del Sur por el Grupo D.
Ya en cuartos de final, tanto Japón, como Alemania y Ghana -que demostraron un gran nivel de juego en la fase de grupos posicionándose como potenciales candidatos a ganar el campeonato-, cayeron ante sus rivales (Nueva Zelanda, Canadá y México respectivamente) quedando eliminados de la Copa del Mundo, pero demostrando ser planteles muy fuertes en juego y personalidad, y con un futuro prometedor para próximas competiciones.
España, por otro lado, ratificó su papel como el principal de los candidatos a triunfar en el Mundial al eliminar a Corea del Norte en penales por 3 tantos contra 1, luego de haber empatado 1 a 1 en el tiempo reglamentario.
Las semifinales enfrentaron, por un lado, a Nueva Zelanda con España, y por otro lado a Canadá con México para definir cuáles serían los dos equipos en clasificar a la final. Luego de dos partidos reñidos, España avanzó a la final venciendo a Nueva Zelanda por 2 a 0, mientras que México avanzó ganando apenas por 1 tanto contra 0.
La final del Mundial Femenino Sub 17 fue uno de los encuentros más entretenidos y emocionantes del torneo. Si bien España comenzó anotando dos goles tempranamente en el partido, México logró descontar antes del final del primer tiempo. El resto del partido mostró al equipo mexicano intentando empatar a partir de un gran nivel de juego y un esfuerzo destacable de todas sus jugadoras, mientras que España se mostró sólida para detener los ataques del rival y mantener el resultado.
El partido finalizó con una victoria de 2 a 1 para España, el nuevo campeón del Mundial Femenino Sub 17 de la FIFA, que se llevó la copa y el premio de haber sido el mejor equipo gracias a su constancia y buen desempeño a lo largo del torneo.
 
Los voluntarios
 
Una de las tareas del Comité Organizador Local que no se mencionó anteriormente es la de reclutar un grupo de voluntarios para distintas áreas. Este grupo consiste en personas que, como lo dice su denominación, se postulan para trabajar de forma voluntaria y sin una recompensa económica para trabajar en distintas áreas de un Mundial.
Las áreas de trabajo de los voluntarios son variadas: desde asistir a los encargados de seguridad, hasta colaborar con la organización del público en las tribunas, acompañar a los encargados de marketing o asistir a los encargados de prensa de cada sede.
En el caso del Mundial Femenino Sub 17 2018, todos los voluntarios fueron convocados a través del Instituto Nacional de la Juventud (INJU), con excepción de los encargados del área de Comunicación y Prensa, que fueron incorporados por su condición de estudiantes de la carrera de Comunicación, tanto en la Facultad de Información y Comunicación de la Universidad de la República como de la Facultad de Comunicación y Diseño de la Universidad ORT Uruguay.
Los grupos de voluntarios trabajaron, incluso antes de comenzado el torneo, en conjunto con el Comité Local y con la FIFA para lograr que el campeonato se desarrollara de la mejor manera y cumpliendo con las expectativas y niveles de excelencia que un producto como un Mundial de FIFA requiere.
La posibilidad de desempeñarse como voluntarios en una oportunidad como esta, significó, para estos jóvenes, la posibilidad de recorrer las distintas sedes del torneo a lo largo del país; conocer nuevas personas y amigos, además de miembros de FIFA con experiencia en torneos internacionales y futuros colegas; hablar otros idiomas; estar en contacto directo con jugadoras y cuerpos técnicos de los mejores equipos del mundo en esta categoría; y vivir de primera mano la experiencia de todo lo que sucede detrás de cámaras en un evento de esta categoría; además de las vivencias que sin duda serán un más que provechoso insumo para su futuro.
Tanto entre los miembros del Comité Organizador Local como los representantes de FIFA, se reforzó e insistió en el concepto de que “no es posible llevar a cabo un Mundial sin el trabajo de los voluntarios”. En este campeonato, fue notorio el esfuerzo y la voluntad de cada una de las partes que trabajaron en la organización (la AUF, el Comité Local, la FIFA, los voluntarios, y muchas más personas involucradas) para que el Mundial Femenino Sub 17 Uruguay 2018 fuera el mejor campeonato posible. Fue gracias a todos y cada uno de ellos, que Uruguay logró, luego de 88 años, llevar a cabo un nuevo mundial a la perfección, y haciendo historia al tratarse de fútbol femenino. 
 
El impacto del mundial
 
El fútbol jugado por mujeres está acompañado, lamentablemente, de varios prejuicios: que es aburrido, que las mujeres no pueden jugar tan bien como los hombres, que se cometen errores infantiles. Incluso en Uruguay, un país en el que el fútbol tiene un valor incalculable para su sociedad, el fútbol femenino aún se encuentra en etapas tempranas de desarrollo.
Afortunadamente, este torneo rompió con muchos de esos prejuicios, y demostró que el fútbol como elemento social va mucho más allá de los resultados. Durante el mundial, Uruguay vivió una instancia de intercambio de culturas, lenguajes, aprendizajes, y experiencias de todo tipo.
Más allá de la temprana eliminación de la selección uruguaya en el torneo, esta instancia sirvió como puntapié para darle al fútbol femenino en Uruguay un espacio en el conocimiento del público general y en los medios que éste debió haber tenido desde un primer momento.
Este mundial femenino no se trató solamente de demostrar que Uruguay es capaz de organizar un evento de este tipo; el mundial femenino fue una forma de dar un mensaje al público uruguayo, pero sobre todo a las niñas, de que también para ellas todo es posible; de que una niña de cualquier parte del país que ame jugar al fútbol, tiene posibilidades de representar a Uruguay en un mundial –y por qué no, de levantar la copa del mundo-, si se lo propone.
 
Por Martín Gargiulo
Voluntario del mundial femenino – Estudiante de la Universidad ORT
 
Informes de las selecciones participantes en la Copa Mundial Femenina sub-17 de la FIFA Uruguay 2018